Optimizar una web o  blog se consigue cumpliendo los requisitos de nuestro querido rey de buscadores: Google.

Los algoritmos de Google

Puedes pensar: ¿y ahora qué algoritmo sigo? En el 2011 llegó el oso -Panda- donde el contenido cogió protagonismo: no se permitía copiar, aprobando la calidad y originalidad.

En el año 2012 se unió el pingüino –Penguin- trabajando los enlaces naturales, de calidad y misma temática que nuestro blog y se acabaron las granjas de enlaces.

En 2013 llega el colibrí -Hummingbird- mucho más social y natural y en 2014 Google –Pigueon- lanzado con el objetivo de depurar las búsquedas locales (este algoritmo fue creado a petición del buscador local YELP).

-Fred- llegó en 2017  y nos puso patas arriba (ni avisaron); penalizaba sobre todo a las webs que intentaban ganar dinero con publicidad (excepto Adsense) y pasaban de dar una buena experiencia al usuario. En fin, se acabó del todo el black hat.

En 2018 llegó -Medic-, un algoritmo que afectó al sector salud. En 2019 cobra mucha importancia la seguridad. De allí que Google penalice a todas aquellas webs que no tengan certificados y protocolos de seguridad como SSL y HTTPS. Y está genial para proteger al usuario de sus compras por internet, por ejemplo.

Webs adaptadas a smartphones

Y tampoco vamos a obviar que nuestro comportamiento ha cambiado y utilizamos los smartphones para realizar toda clase de búsquedas. De allí que cobre cada vez más importancia las webs adaptadas a móviles.

Si quieres comprobar si tu web es mobile friendly, Google ofrece una herramienta simple y gratuita con la que puedes realizar un diagnóstico. Introduce tu web en la herramienta de Google para móviles y compruébalo al momento.

Valora las conversaciones, menciones de nuestros amigos y seguidores, que escribas y hables con un lenguaje más cercano (diálogo). Pasa de entender palabras a entender frases.

Así que será cuestión de respetar el contenido, los enlaces y utilizar el Social Media para potenciar el SEO. Ah, ¡que ya lo haces! Pues vamos a ver qué más podemos hacer.

SEO On Page: puntos más básicos a seguir para optimizar tu página web

  • Título web: longitud letras más o menos de 62. No lo repitas en otras páginas. (Te recuerdo que se penaliza contenidos duplicados o/y copiados).
  • Descripción: 175 letras es demasiado largo. Lo ideal es 140.
  • Meta Keyword: máximo 14. Lo ideal entre 5 y 10.
  • Estructura y jerarquía de las cabeceras: Completa la H1, H2, H3, H4… para que Google vea que está bien estructurada. No hay que abusar de los H1 (sólo 1 por página!!!), aunque son los más importantes a nivel ranking de buscadores.
  • URL: lo más corta posible y que lleve la palabra clave en primer lugar. (Recuerda no poner la url con guiones bajos).
  • Imágenes: ponle títulos,  descripción, leyenda y el atributo ALT a todas tus fotos. No te olvides de completar el atributo ALT, algo super importante para Google, ya que está pensado para describir las imágenes a los invidentes.
  • Flash: mejor que no. Retrasa la carga de la página.
  • Keywords: si te interesa una palabra ponla en el título, descripción, márcala en negrita, snippets…Haz que aparezca varias veces por toda la web, pero no abuses.
  • Palabras en negrita: es importante destacar palabras en negrita, sin excederte.
  • Enlaces: máximo tres por página y de calidad.
  • Dar de alta tu web en directorios como BING, YAHOO, YANDEX… (hay muchos más).
  • Favicon: crea uno para que aparezca junto a la búsqueda.
  • Error 404: personalizar. Es muy feo llegar a una página buscando información interesante y encontrarte con el famoso «error».
  • Tiempo descarga de la página: 0,4 segundos. Más segundos aumentará la tasa de rebote de tu página.
  • Fotografías: que no pesen para que no tarde en cargar la página. Reduce los bytes al máximo. Lo ideal son 30 Kbytes/imagen. Un consejo: pasa tus fotografías por photoshop y guárdalas para web.

¿Qué más hay que tener en cuenta al optimizar tu página web o blog?

  • Responsive: prepara tu blog-web para que se visualice correctamente en todos los dispositivos (pc-tablets-smartphones e incluso Smart TV).
  • El historial web.
  • Idioma.
  • Conexiones sociales: menciones, comentarios
  • Localización: uno de los más importantes.
  • Dirigirte a los usuarios en los contenidos: háblales.
  • Contenido: el contenido es el rey otra vez, de VERDAD. Recuerda: post con mínimo 300 palabras; si son 1.000 mejor que mejor.
  • Integrar palabras claves dentro de la frase. De la Keyword a la Keyphrase.

¿El SEO como lo conocemos hasta ahora ha muerto?.

Se acaban las búsquedas por palabras claves y pasamos a búsquedas por frase (long tale) integrando las keywords en ellas. Hay que saber qué busca el usuario y por qué, hay que comprenderlos, conocerlos: necesitamos entender a nuestra «audiencia».
Por eso tenemos que tratar los contenidos con un lenguaje más natural y más creíble. Vivimos y nos movemos por experiencias y las recomendaciones cogen cada vez más protagonismo para atraer tráfico a tu blog o web.

¿Y en los smartphones?

Utilizamos más los smartphones para realizar cualquier búsqueda -es una realidad-. La ventaja es que estamos geolocalizados constantemente y los resultados son cada vez más exactos. Por ejemplo: estás buscando ‘vestidos de noche’. Pues desde hace ya tiempo te aparecen resultados locales e incluso si añades ‘baratos’ te aparecen outlets u otras opciones cerca de ti. Ya no hace falta añadir la ciudad en tus búquedas porque Google ya sabe dónde estás. ¡Da miedo, eh?

Google sabe quién eres por tus gustos, tu historial, tus cuentas en redes sociales, las horas en que realizas las búsquedas, con qué dispositivos…¡Nos tienen controlados!

Y por esta razón el Marketing de Contenidos para posicionarnos mejor en los buscadores es básico hoy en día. Algunos ya están cambiado el significado de las siglas SEO: Search Engine Optimization por Search EXPERIENCE Optimization.